Decenas de miles de empresas en medio de la pandemia de la COVID-19, tuvieron que ejecutar diferentes maniobras afectando sin lugar a dudas las operaciones de negocios, aunque no todas, es posible categorizar el efecto de la pandemia para las empresas de la siguiente manera:

- Empresas que sufrieron impactos severos que castigaron por completo sus operaciones; el turismo, por ejemplo.

- Empresas que a pesar de las consecuencias estuvieron en capacidad y posibilidad de adaptarse a través de contingencias sostenibles apalancadas en la tecnología.

- Empresas que ofrecen productos y servicios fundamentales que en medio de la coyuntura multiplicaron sus operaciones y negocios.

“Estas pasaron de 50 millones de usuarios a 500 millones de usuarios en un mes", aseguró Juan Orlandini, arquitecto jefe del área de soluciones de nube y centro de datos de Insight Enterprises, un integrador de TI global.

Con base en lo anterior la inversión en TI es relativa, las necesidades varían y la velocidad de adopción también es cambiante de acuerdo al nivel de afectación o beneficio al que se enfrenten las empresas en esta época. El punto es que la afectación y el beneficio llevan al mismo camino: La Transformación Digital para seguir operando y compitiendo. En efecto, las empresas que proveen servicios en línea deberían invertir en su infraestructura, ya sea en la nube o centro de datos.

En ese sentido, el presupuesto para la nube y el centro de datos debe ser más estratégico y menos ambicioso, pues los pronósticos apuntan a que el gasto en TI caerá un 7,3% este año, pasando de $3,81 billones de dólares en 2019 a 3,53 billones de dólares en 2020, pero con posibilidades de repuntar para el 2021 otra vez a 3,8 billones de dólares que equivalen a un incremento del 4% según Gartner.

También, acota Orlandini, que las empresas inicialmente invirtieron en la informática de los colaboradores en sus empresas, es decir, entregándoles las provisiones necesarias para no dar pausa a la operación de los negocios. Además, dadas las características de la pandemia, los departamentos de TI deben interiorizar el hecho de que la inversión en términos de trabajo remoto debe ser, de momento, permanente y a largo plazo.

Los segmentos que presentarán incrementos considerables para 2021 son el software empresarial y los sistemas de los centros de datos, según los analistas de Gartner. El software empresarial crecería en un 7,2% superando los 492,000 millones de dólares y el motivo del repunte estaría asociado a los procesos de innovación y digitalización que realicen las empresas para fortalecer el teletrabajo. Los sistemas de centros de datos aumentarían en un 5,2%, que corresponden a 219,000 millones de dólares.

“En los 25 años que Gartner ha estado pronosticando el gasto en TI, nunca ha habido un mercado con tanta volatilidad”, reconoce John-David Lovelock, vicepresidente de investigación de la compañía. El experto hace énfasis en que las empresas que ya eran más digitales al entrar en la crisis están mejorando y continuarán prosperando hasta el 2021, lo cual tiene impactos previsibles en el gasto de TI.

En este panorama es inevitable que las empresas en Colombia que aún no lo han hecho, incursionen en la adopción tecnológica y de esta manera puedan no solo sostenerse sino lograr mejores resultados y desempeño frente a las empresas que son más tradicionales y conservadoras.